Historia

El documento más antiguo que existe sobre el nacimiento de la Archicofradía es de 1707, se encuentra en las actas capitulares del Ayuntamiento, aunque se estima que su origen fue bastantes décadas antes, ya que no tiene sentido el nacimiento de cofradías marianas como la de la Soledad o de los Dolores sin que exista la causal principal, Jesús Nazareno, Redentor, en cuyo rededor se mueve todo lo demás. María y los santos sin cristo no tienen sentido.


En las Actas Capitulares del Concejo, existe copia de un escrito, sin fecha, de los mayordomos de la Cofradía de Ntro. Padre Jesús en  la Columna, actual Arch. Ntro. Padre Jesús Nazareno, solicitando licencia para abrir en Sierra Espuña un pozo para nieve, en el paraje llamado Majada del Puerco, ya que esta población no tiene ninguno, cuando Murcia y Cartagena si los tienen. Los beneficios de la venta de la nieve serían para sufragar los gastos de la reparación de la capilla de la Iglesia de San Lázaro, pagar la 'hechura' de Ntro. Padre Jesús a D. Nicolás Salzillo (1672- 1727) ( destruida en 1936) y mantener las festividades que tienen dispuestas la cofradía.
El 4 de Febrero de 1708, el Ayuntamiento concedió la licencia solicitada.
En 1746, el Papa Benedicto XIV concedió una Bula a la Cofradía de Nrto. Padre Jesús en la que le concedía a perpetuidad indulgencias plenarias y parciales a los cofrades de ambos sexos que en presente son y en el futuro sean de la citada cofradía, debiéndose señalar por la Cofradía los días que querían ganarlas. En reunión de fecha 3 de Agosto de 1746 acordaron las siguientes fechas:

INDULGENCIA PLENARIA: El día que se hagan cofrades y el día de su muerte, y el 14 de Septiembre, día de la Exaltación de la Santa Cruz, señalada como fiesta principal.

INDULGENCIA PARCIAL: El día de la Circuncisión del Señor, primero de Enero; el día de la Invención de la Cruz, 3 de Mayo y el día del Triunfo de la Cruz, 16 de julio.
El 17 de Febrero de 1997, D. Javier Azagra Labiano, Obispo de Cartagena, concede indulgencia parcial a todos los fieles cristiano devotos, sean o no sean cofrades, de la venerada imagen de Jesús Nazareno de Alhama de Murcia.

En 1921, la Cofradía de Nuestro Padre Jesús se reorganiza, siendo entonces su presidente Don Alfonso Cánovas Caja y vicepresidente, D. Telesforo López Andreo, casada con la alhameña Dña. Isabel Cerón Cánovas, y padres del que años más tarde se encargó de la Cofradía, D. Antonio Lópes Cerón, continuando como en épocas más anteriores, con sus fines y comienza a desfilar con sus imágenes de siempre: La del titular, Nuestro Padre Jesús de la Columna, que procesionaba la noche de Viernes de Dolores y Miércoles Santo (procesión que se trasladó al Martes Santo desde la Semana Santa de 1927, con el fin de que no interfiriera en las confesiones que tenían lugar en San Lázaro); Viernes Santo por la mañana a las cinco, con Nuestro Padre Jesús Nazareno y Viernes Santo por la noche, con los pasos de la Cruz Vacía y el Santo Sepulcro o Cristo Yacente.

La Archicofradía ha ido sufriendo los avatares de la historia, con intervalos de oscuridad y de luz, que han ido moldeándola hasta ser la realidad actual.
La Archicofradía, como todas las cofradías y hermandades que existen, está erigida en el seno de la Iglesia Católica, bajo la autoridad del Sr. Obispo, es decir, la Archicofradía es iglesia y sus fines están destinados a la evangelización y a la caridad, aunque los que sobresale y se ves son las procesiones y las novedades anuales.
Los cofrades son los que hacen posible la Archicofradía. Su rango social es heterogéneo, los hay con bastantes y con menos recursos económicos, los hay con formación religiosa y en otros la formación es la elemental. Pero el nexo de unión es la devoción a las imágenes de la Archicofradía, sobresaliendo la de voción de Jesús Nazareno.
Hasta el año 1932 la Archicofradía sacaba en procesión las imágenes de Ntro. Padre Jesús Nazareno, Jesús atado a la Columna, Santo Sepulcro y Cruz Vacía. Todas fueron quemadas en 1936.


La túnica de Jesús Nazareno, el estandarte de la Cofradía y una carroza es lo único que se salvó de la Guerra Civil. El estandarte aun se conserva.
Desde la República hasta 1946, no vuelve a procesionar imágenes la Archicofradía. Ese año lo hace con la imagen de Nuestro Padre Jesús Nazareno, realizada por el escultor D. José Lozano Roca. Fue donada por Dña. Isabel López Cerón, viuda de D. Telesforo López Andreo, uno de los refundadores de la Archicofradía, cumpliendo la promesa que hizo si volvía su hijo Antonio sano de la guerra. 
Desde entonces, la Archicofradía ha ido incrmentando su patrimonio. Actualmente, la Archicofradía desfila en seis procesiones (Martes Santo, Jueves Santo, Viernes Santo por la mañana y noche, Sábado Santo y Domingo de Resurrección).